versión móvil

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Carlos María Abascal


"Después Lot tuvo miedo de quedarse en Sóar, y se fue con sus dos hijas a la región montañosa, donde los tres se quedaron a vivir en una cueva. Un día, la hija mayor dijo a la menor:

–Nuestro padre ya es viejo, y no hay en toda esta región ningún hombre que se case con nosotras, como es lo acostumbrado así que vamos a emborracharle y a acostarnos con él para tener hijos suyos.

Aquella misma noche dieron vino a su padre, y la mayor se acostó con él; pero su padre no se dio cuenta ni cuando ella se acostó ni cuando se levantó. Al día siguiente, la mayor dijo a la menor:

–Mira, anoche me acosté con nuestro padre, así que esta noche también le emborracharemos, para que tú te acuestes con él; así las dos tendremos hijos suyos.

Aquella noche volvieron a dar vino a su padre, y la menor se acostó con él; pero Lot tampoco se dio cuenta ni cuando ella se acostó ni cuando se levantó. Así, las dos hijas de Lot quedaron embarazadas de su padre. La mayor tuvo un hijo, al que llamó Moab, que fue el padre de los actuales moabitas. También la menor tuvo un hijo, al que llamó Ben-amín que fue el padre de los actuales amonitas."
Génesis 19 ; 30-38

El pasado lunes falleció Carlos María Abascal, uno de los representantes del fanatismo ultracatólico de nuestro país México. Destacado militante del derechista Partido Acción Nacional (PAN), fue secretario del trabajo y de gobernación en el sexenio de Vicente Fox. Hijo de Salvador Abascal Infante, fundador de la Unión Nacional Sinarquista que, nada menos, pretendía echar abajo al Estado Laico e instaurar el gobierno de dios, no tuvo empacho en incorporar sus muy personales creencias religiosas al ámbito de su función pública. En 2001 protagonizó un escándalo mediático al reclamar en el colegio donde su adolescente hija estudiaba, el que se le hubiera asignado leer la novela "Aura" del laureado escritor mexicano Carlos Fuentes ya que a su juicio contenía descripciones indecentes. De seguro Abascal leyó profusamente la biblia, lo extraño es que no prohibiera su lectura a pesar de todos los episodios sexuales y referencias a abusos y excesos.

Alfonso Romero.


2 comentarios:

Alejandro Cristóbal dijo...

Y que se muere el santísimo, aunque ya se había muerto unos días antes pero resucitó para darnos un mensaje de paz, y luego se volvió a morir, ahora seguro está en la zona VIP del cielo discutiendo con los difuntos papas y militantes católicos que en paz descansen. Tan buenos que eran.

Dicen que cuando se muere uno se lleva a otros. Llevamos dos, a ver quién sigue.

Suerte, Carlitos Abascal estará siempre en nuestros corazones por haber siempre luchado contra los herejes y blasfemos con la fuerza de un yunque.

Que dios lo tenga a fuego lento.

Alejandro Cristóbal - Global Card - 30006800

pepe dijo...

Existen en este mundo personas de todas las corrientes religiosas, algunos son apáticos, otros fanáticos, otros ateos, otros encajan en los tontos, y si reflexionamos un poco, nos daremos cuenta que todo en este mundo es del color del cristal con que se mira, los fanáticos piden una observancia al pie de la letra de las lineas de su religión, otros ni están enterados de que existen reglas y mandatos de su religión, otros adaptan estas reglas a su conveniencia moral, también hay quienes sin haber leído nada observan los principios religiosos, también hay quien reniega de su religión y están en conflicto continuo con su Dios, otros renuncian a su religión por cambiarse a otra más cómoda, en fin amigos, cada quien con su religión diría mi estimado compadre, existen algunos que su religión es el fut bol!! , pero también hay quien prefiere unas chelas bien muertas cuando están crudos y serian capaces de cambiar a su Dios por ellas. Bueno el tema era, cual era? a si en efecto mi querido Watson, cuando tienes poder te sientes Dios, elemental mi querido Watson, en efecto estimado Sherlock.