versión móvil

martes, 11 de marzo de 2008

El asno diserta sobre las dimensiones de los pabellones auriculares.

Alfonso Romero Hernández
Escritor - Permanente


Aunque Ripley no lo crea, el periódico oficial del Vaticano, Le Osservatore Romano publica esta semana las declaraciones de "un alto prelado" de nombre Gianfranco Girotti que enlista nuevos pecados capitales del hombre moderno. Entre el consumo de drogas y la manipulación genética (la misma que ha permitido excelentes resultados en el área de alimentos y medicinas por ejemplo) se encuentra nada más y nada menos que, la excesiva acumulación de riqueza. No cabe duda que el cinismo puede llegar a ser infinito.

4 comentarios:

Christian dijo...

¿No será que hacen apuestas para ver cual clérigo dice más disparates?

Mario Sánchez dijo...

Pero se les han olvidado pecados como: no dejar bajar antes de subir o meterse en sentido contrario o pasarse un alto o el sonido del celular en el cine en medio de una película o enviar cadenas inútiles por correo o bajar rolas de manera gratuita o la piratería..., pues si ya vamos a ponernos ridículos y modernos, por lo menos hay que hacerlo bien.

Anónimo dijo...

Las recientes declaraciones respecto a que es un pecado ser demasiado rico, es una reflexiòn respecto a un hecho real, se dice.."Detràs de una gran fortuna, se esconde un gran crimen", de hecho asi es, revisemos a los màs ricos, y es posible que su aura de exito, se opaque cuando se profundiza en lo que se pueda investigar de como fue obtenida.

Armando dijo...

Ahora que la gente, en general, se cuestiona mas las cosas, van a perder adeptos cada ves que salen con sus modificaciones. Ya recientemente eliminaron el Purgatorio y luego dijeron que los bebes no bautizados que mueren no se van al infierno.

La gente se dara cuenta que la religion es solo una GRAN mentira.