versión móvil

jueves, 20 de noviembre de 2008

Lamentable pérdida.


El día de ayer falleció Anabel Ochoa a la edad de cincuenta y cinco años, víctima de un derrame cerebral. Originaria de, como ella decía, el "País Vasco" llegó a nuestro país México hace ya varios años. Escritora, poeta, sexóloga, mujer de inteligencia privilegiada, vastísima cultura y, por supuesto, atea. Me cupo el enorme privilegio de trabajar con ella en la década de los noventa en los micrófonos de XEQ Televisa Radio. Fue una invaluable maestra y la primera persona a la que escuché asumirse como atea con orgullo y ante cientos de miles de radioescuchas. Comprometida siempre con toda causa humanista y como decimos aquí en México "sin pelos en la lengua" expresaba sus argumentos con contundencia, claridad y fundamento aplastantes. Gente como ella hace falta en todas partes donde el dogma irracional, la mentira "sagrada" y la ignorancia son usufructuados con éxito y sin pudor. Un abrazo solidario y amoroso a su esposo y a sus hijos.

Alfonso Romero




Imprimir Entrada

2 comentarios:

KarnaK dijo...

Ciertamente, una enorme perdida.

Anónimo dijo...

Un abrazo fortísimo con grandes ganas de depurar con todo cariño eso que de la muerte duele.