versión móvil

miércoles, 23 de abril de 2008

El verdadero crimen.

Alfonso Romero Hernández
Escritor - Permanente
Es bien conocida la postura de la superstición religiosa organizada conocida como iglesia católica respecto de la interrupción de un embarazo no deseado; aduciendo una inflexible defensa por la vida no vacila en condenar a muerte a cientos de miles de mujeres sobre todo de bajos recursos que ante la penalización de esta práctica recurren a servicios clandestinos e insalubres. Uno de los elementos que sustentan la ideología de esta iglesia es el considerar el ejercicio de la sexualidad casi como un mal necesario para perpetuar la especie. Al no aceptar el ejercicio de la sexualidad únicamente como fuente de placer, anatemizan toda práctica sexual que carezca del objetivo reroductivo y por ello se oponen con virulencia a la masturbación, el uso de anticonceptivos y a la homosexualidad. Uno de sus argumentos favoritos es el de que el "ser" que está en el vientre de la mujer es una vida inocente que no tiene la culpa de nada y se oponen a la interrupción de un embarazo aun en casos de violación. Nos preguntamos si, en el caso imaginario de que alguno de estos "ministros" fuera narcotizado y sin su consentimiento se le uniera quirúrgicamente a otra persona a través de los riñones, al despertar y verse de ese modo aceptaría mantener esa situación que no buscó ni permitió porque si desconectaran al paciente en cuestión éste moriría. Ellos llaman a la interrupción de un embarazo, crimen. Oponiéndose al uso de cualquier método anticonceptivo al tiempo que se oponen a la interrupción de un embarazo no deseado, ¿quién es el verdadero criminal?

3 comentarios:

Jonathan Moreno dijo...

http://uk.youtube.com/watch?v=ibifW3pBIkk&

Christian dijo...

Efectivamente, el gran crimen de la Iglesia Caótica consiste en obligar a las mujeres a tener muchos hijos, prohibiéndoles anticonceptivos y luego el aborto*, de esta manera se consiguen una multitud de nuevos "feligreses" que serán caóticos con el simple hecho de ser bautizados.

Además, dado que para los caóticos tener relaciones sexuales, aún dentro del matrimonio, constituyen un acto sucio, tratan de justificarlo conque solo debe ser para engendrar más personas. El clero no va a aportar dinero para criar a toda esa gente, por el contrario les piden dinero.

El ejemplo del ministro narcotizado quedó algo rebuscado.

* Personalmente no estoy de acuerdo en que se realice un aborto luego de las 12 semanas de la concepción.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

El ejemplo es del libro de Julian Baggini "The pig that wants to be eaten", donde vienen pequeños relatos con moraleja.

Este dice mas o menos:

Un joven trabajador de un hospital pretende hacer una broma al acostarse en la cama de un desahuciado, pero se queda dormido y cuando despierta esta "conectado" por medio de sondas al cuerpo de un paciente enfermo.

Le explican que lo pueden desconectar, pero el paciente moriría, o tiene la alternativa de permanecer 9 meses conectado para que el organismo del paciente sane y pueda vivir por si solo.

La pregunta queda abierta:

Tiene derecho el joven a pedir que lo desconecten aunque muera el paciente?

Esta obligado el joven a permanecer conectado a un cuerpo extraño solo por haber cometido un acto irresponsable?

El texto del titulo del libro es genial, lo recomiendo ampliamente.

Saludos.