versión móvil

lunes, 20 de agosto de 2007

"Creo en mí antes que en Dios"

"Creo en mí antes que en Dios, pero el problema es que me lleva ventaja porque hay un libro que habla de él y "Playboy" aun no quiere editar un desnudo mío..." Groucho Marx.

Ayer diecinueve de Agosto se cumplieron treinta años de la muerte del genial cómico norteamericano Groucho Marx (Julios Henry Marx) hijo de inmigrantes alemanes judíos nacido en 1890. Creador de un personaje único, casi caricaturesco, con ingenio singular de tal suerte que muchas de sus memorables frases son a la fecha recordadas y citadas. Quizá su muerte no mereció la atención que su importancia tenía dado que tres días antes E.U. se había conmocionado con la muerte del ídolo Elvis Presley. Comenzó su carrera como cantante y posteriormente se integró con sus hermanos, Los Hermanos Marx a trabajar en teatro y posteriormente incursionó en el cine donde llegó a filmar dieciocho películas. Autor de frases extraordinarias como la que sirve de epígrafe a esta entrada se ocupó de su propia muerte cuando dijo: “Cuando muera quiero que me incineren y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi representante.” En efecto, fue incinerado y sus cenizas se encuentran en el Eden Memorial Park sin que aparezca allí el epitafio que se le atribuye: “Disculpen que no me levante”.

1 comentario:

eleberr dijo...

Me encanta Groucho :)
me declaro como un completo Marxista
:P